Esclavas domésticas

Llegan a España huyendo de la miseria en busca de un futuro más próspero. Abandonan hijos y maridos a los que mantienen enviando parte de su sueldo por un trabajo que a menudo supone un descenso de su categoría laboral. La imagen de una extranjera al cuidado de nuestros hijos o ancianos es más habitual cada día. No así la justicia con las que se las trata.

Texto: Félix Merino / Fotos: Oriol Clavera

36 fotos color / 3.007 palabras

Share on FacebookTweet about this on Twitter