Los Vencedores

¿Cómo premió Franco a su camarilla golpista? Regalándoles casa, palacios y fincas (algunas expropiadas), entre otros privilegios. En este reportaje hemos buscado durante años dónde estaban y cuáles son las residencias de la élite franquista. En total doce militares  y cinco civiles, la flor y nata de los golpistas y sus esbirros. 

Para realizar este exhaustivo trabajo, el fotógrafo Ignasi Prat, partió de las actas de defunción la camarilla franquista. Aquí están las casas, casones y palacetes de todos: desde Franco y su hermano Nicolás hasta miembros de la Junta Técnica, primer embrión del Estado franquista (Francisco Fermoso Blanco, Luis Valdés Cabanillas), de la Junta Militar golpista (Miguel Ponte Manso de Zúñiga, Gonzalo Queipo de Llano), ministros varios de los tiempos más negros (Tomás Domínguez Arévalo, José Luis Arrese Magra, Agustín Muñoz Grandes, Francisco Regalado Rodríguez, Blas Pérez González, Carlos Asensio Cabanillas, Ramón Serrano Súñer y Raimundo Fernández-Cuesta Merelo) y personajes importantes dentro del sistema por diferentes conceptos (Juan Vigón Suero-Díaz o Salvador Moreno Fernández).

Este impecable trabajo nos recuerda, ya no simplemente que el franquismo nunca llegó a ser juzgado, sino que gozó del lujo y la placidez que de sus residencias emana.  Ignasi Prat consigue retratar lo que muchos han denominadao la “banalidad del mal” o “política pública del olvido”.

Fotos: Ignasi Prat || Texto: Raúl Martínez

download-pdf

Share on FacebookTweet about this on Twitter